LA TELERA TULUMBANA
Zamba
(Carlos Di Fulvio)

Volver al Cancionero

I

La Genoveva Caminos
tejía zambas en su telar.
El viento del norte, enamorado de la urdimbre,
cortaba hojitas del aguaribay:
“Sí me quiere... No me quiere...”
penaba el viento sobre el “chilcál”.

Cuando la noche encendía
el primer grillo en su farol,
soltaba la cimba azabache de su pelo
y lo aromaba con una canción;
si era triste o era alegre,
secreto era, pero de amor.
(...)

¡Ay... Telera Tulumbana,
Cuántas madrugadas hilando te vi!...
Para bordar la aurora, gotas de rocío,
enhebraban los pastos heladas de abril.
¡Ay... Genoveva Caminos,
tu zamba era color añil!...

II

A orillas del río Suncho,
frescor de berros, mimbre y sauzal,
“chancaba” la ropa con una vara de jume
y la tendía sobre el pedregal;
el sol miraba de lejos
agua y reflejos del arenal.

Como el humito de leña
que amen de humilde, aroma el pan,
iba Genoveva los domingos sin campanas
ramito de albahaca envuelta en su chal;
para perfumar la lana,
sueños y trama de su telar.
(...)

¡Ay... Telera Tulumbana,
Cuántas madrugadas hilando te vi!...
Para bordar la aurora, gotas de rocío,
enhebraban los pastos heladas de abril.
¡Ay... Genoveva Caminos,
tu zamba era color añil!...